El carácter y el erotismo anal

IMG_1489

LAURA Y MÓNICA- 2015- Movimientos, partituras de movimientos y acciones a partir de textos de la wikipedia y páginas sobre psicoanálisis, con un copia/pega de esta página. No es baile todo lo que reluce. No es texto todo lo que parece.

PARTITURA INTRODUCTORIA

La pulsión freudiana es una noción dinámica aplicada a los seres racionales, en la que influye la propia experiencia del sujeto y su historia ontogenética. Las pulsiones carecen de objetos fijos y predeterminados. Provienen de diferentes fuentes y por ello tienen distintasformas de manifestación, entre ellas: la pulsión de vida o Eros, pulsión de muerte o Thanatos, pulsiones sexuales, pulsión de saber… TRIEB, brote, afloración, expresión, ganas, rumbo, fluctuación, constricción, puesta en movimiento, impulso, motivación, deriva.

PARTITURA CENTRAL- 1ERA PARTE

Volvamos a dos fases freudianas de nuestra evolución vital, antes de la genital y después de la oral

Fase anal: entre los 18 y los tres años de vida. Debido al desarrollo del control de los esfínteres anales, lxs niñxs experimentan sensaciones placenteras al poder tener un cierto primer control de su cuerpo, el de poder retener o expulsar los excrementos.

En esta fase, la zona erógena pasa de la boca al ano. Es una época que coincide con el entrenamiento higiénico, lo que hace que lxs niñxs centren su atención en la actividad anal. Parecen sentir un gran placer en el hecho de acumular su material fecal (retener ) o expulsarla ( dar). Esta situación los pone en conflicto con las madres y los padres, que empiezan a exigir que se ejecuten los actos deponedoras de acuerdo a ciertas normas (horario, lugar, etc.). Lxs niñxs, por su parte, descubren que pueden afirmar su independencia, negando su cooperación, no respetando horarios ni lugares y convertirse en rebelde. Aprende a decir “no”. Lxs niñxs sienten sus excrementos como algo personal y valioso, puesto que a través del proceso dar-retener (las heces) van afirmando su autonomía e dependencia (son algo que sale de dentro, son producción propia).

Por otro lado, lxs niñxs inician el proceso de descubrimiento de su cuerpo y como se enfatiza la limpieza de la zona anal, la curiosidad se centra allí. Tocarse, mirarse y mirar a los otros, en lo posible. Esto esta asociado a los tabúes y las prohibiciones respecto a esa zona del erotismo anal, por lo que a la vez que placentero, se convierte en fuente de conflicto y frustración. Los rasgos de personalidad que pueden formarse en esta etapa son la obediencia, la obediencia excesiva, el desafío, la rebeldía, la puntualidad, la limpieza extrema, el perfeccionismo y la avaricia.

Período de latencia: entre los 6 años y la pubertad existe una fuerte sublimación espontánea de los sentimientos libidinales.

PARTITURA CENTRAL- 2NDA PARTE

Posteriormente Jacques Lacan observa dos pulsiones más, tal cual las expresa a partir de su Seminario XI.7 8 Estas son la:

  1. Pulsión escópica: centrada en la mirada, relacionada primordialmente a Lo Imaginario, la pulsión escópica se configura a partir del estadio del espejo, cuando el sujeto posee la capacidad de percibir imágenes -y sobre todo- percibirse a “sí mismo” como una unidad. No confundir este sí mismo con el self de la psicología y psicoanálisis anglosajón. Es la base de la capacidad estética de cada sujeto.
  2. Pulsión invocante: asociada al momento de suficiente desarrollo de las áreas cerebrales del lenguaje y de síntesis. La pulsión invocante es la pulsión dirigida a la voz de palabra inteligible, de este modo el deseo del Otro llega al sujeto principalmente mediante el soporte de la voz.9

MIERDA/PROPIEDAD: Cuando lxs niñxs pierden sus heces, que para ellxs representan una sustancia muy preciosa, una parte de su propio cuerpo, sienten que “esto es algo que debería estar en mi cuerpo, pero ahora está fuera y no puede ponerlo de vuelta”. Entonces lo llama “mío”, que en este contexto vendría a significar: “lo declaro simbólicamente puesto-dentro-de-mi-cuerpo”. Propiedad significa, entonces, cosas que de hecho no pertenecen al yo, pero que debieran pertenecer; cosas que de hecho están fuera, pero simbólicamente dentro. De ese modo quedan revestidas de “cualidad de Yo”. El dinero, entonces, con esa cualidad de Yo, se constituye para muchas personas inseguras en un asunto problemático: perder dinero, darlo a cambio, donarlo, constituyen actos de pérdida que no podemos ya considerar de un objeto exterior sino de algo que ha sido previamente “incorporado”

BAILE EPÍLOGO

DINERO/EXCREMENTOS: ¿En qué se puede fundamentar LA relación entre el dinero y los excrementos? En los primeros escritos sobre el tema, Freud se lo plantea como una más de esas relaciones de antítesis que son tan queridas de las elaboraciones del Inconsciente (sueños, síntomas neuróticos…). Más tarde, sin embargo, caerá en la cuenta de que no se trata tanto de una relación de antítesis, sino más bien de analogía: partiendo de la situación narcisista infantil, los excrementos poseen para el niño un altísimo valor, difícil de reconocer por el adulto, necesariamente lejano ya, a través de una serie de formaciones reactivas, de esa primitiva y alta valoración.

NIÑX/EXCREMENTOS: Las heces constituyen para LXS niñxs algo que, por el mero hecho de desprenderse de su cuerpo, participan de la altísima valoración que se atribuye a sí mismxs. Al establecimiento de la relación tampoco será ajeno el hecho de que, justo cuando lxs niñxs se ven obligadxs por razones higiénicas a separarse de las heces, aparece el dinero a su alrededor como un objeto altamente valorado.

El médico y psicoanalista húngaro Sándor Ferenczi mostró los diversos pasos por los que lxs niño va efectuando la sublimación del contenido anal hasta llegar a su transmutación simbólica en el dinero. La materia fecal pasa por una serie de sustituciones en las que progresivamente se distorsiona la primitiva satisfacción autoerótica relacionada con la defecación: el barro, la arena, la piedra, las canicas y botones, las salchichas, el chorizo… objetos que procuran satisfacción a lxs niñxs van facilitando la sustitución de lo fétido, húmedo y blando por lo inodoro, seco y duro. La moneda, que desde el exterior se presenta como objeto de valor, se presta así a la sustitución y sublimación de los primitivos contenidos anales 9. Un largo camino y un complejo proceso, como
vemos, para conquistar la máxima de que el dinero no huele (Pecunia non olet).

:::::::valoración de lo inmundo:::::::

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s