PerFOrmance ExcREta SuspendiDa por el MNCN

En un segundo la inocencia se transformó en perversión. Estas son las imágenes que han provocado la decisión de cancelación. El miedo a que EXCRETA se transformase en un en un acto político y en una imagen dañina para el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN/CSIC).

Como sabéis la performance EXCRETA programada para el 14 de febrero de 2015 en el MNCN se suspendió. Aquel día, a las ocho de la tarde, acudimos al museo para explicar los motivos de cancelación ajenos a nuestra voluntad de mostrar al público el trabajo intenso de estas semanas. Estamos tristes y seguimos aprendiendo. Hay algo de esto que también nos da risa.

El “accidente” de la performance, el “error” de la performance terminó de dibujar la propia performance, incluyendo nuevos actantes, enunciados y un nuevo lugar fuera de la institución, un escenario muy especial que fue nuestro espacio de descanso al final de cada jornada, y también espacio performativo durante el proceso de creación final.

A este lugar lo hemos bautizado “Culo de la Consitución” (un cubo, un orificio, ano, retrete, trono con –al menos– cuatro perspectivas). El monumento, ubicado enfrente del MNCN y realizado en la Colina de la Ciencia por el arquitecto Miguel Ángel Ruiz-Larrea, se merecerá en el futuro un festival independiente donde muchxs artistas muestren sus propuestas.

Sin voluntad de escándalo, queríamos provocar con nuestra performance, pero provocamos antes de tiempo. Antes siquiera de ver la acción. Alguien se cagó antes de tiempo. Alguien paralizó algo que no conocía. Alguien aprovechó la ocasión para echar mierda (en el sentido convencional). Alguien se arrepintió. Alguien tuvo miedo. Alguien dio rienda suelta a sus perversiones. Alguien tuvo más miedo. Alguien despertó su curiosidad. Alguien sonrió más de lo habitual.

Nosotras defendemos nuestra propuesta artística hasta el final. Y tiene que ver mucho con la biología. Aunque en nuestro proceso creativo no se nos ocurra meter nuestras manos profanas en la actividad propiamente científica.

La Constitución española del 78 fue el objeto final de enunciación, un símbolo de la democracia española. Ligada al tabú social de la excreta, al pudor de la mierda, a la vergüenza del excremento… ¿Nuestra imagen era blasfemia o un homenaje? Las lecturas semióticas son diversas, pero el (CON)TEXTO es fundamental. Más allá de la literalidad de “cagarse en algo”. Más allá de la lectura primera y superficial. La mierda es vida. La mierda es bella, poética, necesaria, nutritiva. Nuestra postura defecante es un acto de amor. Nuestro acto es un acto de abono. Cagar reproduce la vida. Que se lo pregunten a la gente del campo, que se lo pregunten a la comunidad científica. Y los espíritus neoliberales, que se lo pregunten a Bill Gates directamente.

Nuestra performance en sí es un gran acto de amor. ExCreTamos aMor. Quizás nuestro inconsciente buscó en el Cubo-trono la forma de gritar por un nuevo proceso constituyente. Quizás fue la coyuntura gramsciana. No lo buscábamos, pero ha llegado: hablar de derechos fundamentales (buena mierda), hablar, bailar y levantar un espejo ante quienes nos han insultado sin saber nada de nuestro proyecto, y se han metido con nuestro cuaderno de trabajo y con las dos imágenes que publicamos en twitter. Levantar un espejo ante quienes son cómplices activos en la vulneración de los derechos fundamentales y de la propia Constitución del 78, artículo tras artículo (esto da para una perfo nueva).

Digerir lo acontecido. Digerir y excretar. Éste es el cierre y comienzo de ciclo al mismo tiempo. El cierre y comienzo de la acción. Esto da miedo a veces. Te cagas de miedo o te cagas de risa. La mierda es algo que siempre está en la boca. La suspensión de nuestra performance fue una cagada a la madrileña. No lo buscábamos y ha pasado.

Pendiente el estreno de la performance EXCRETA. Pendiente un espacio, un lugar, un territorio. Pendiente una producción. Pendiente que el público la vea y nos dé su opinión.

Y para terminar. No somos tan importantes. Lo que hacíamos dos mujeres performando en torno al concepto de la excreta no era tan relevante. El revuelo se genera desde algunas mentes retorcidas. Nuestro ego no es tan grande. Nuestra dignidad y nuestra energía valen mucho más que responder a comentarios chabacanos. Servido el debate sobre el poder de lo simbólico, la función del arte y los límites de las instituciones.
PD. Quizás el poder se ha cagado y la performance ha tenido éxito.

La Excreta BroTa (El Confidencial) La mierda Explota  (El Confidencial) Caca Polémica (El Mundo) Herederas de Piero Manzonni (La Vanguardia) unnamed unnamed-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s